Mª José Ortega

  

Tierra con olor a aceite y a campo de cultivo, en Jaén, ciudad pintada de verde olivo, fue donde nació hace unos 22 años alguien que desde pequeña soñaba cómo y qué sería de su vida en un futuro.Siempre inquieta, despreocupada, jugaba a las tiendas, a las maestras y a las veterinarias. Ser periodista nunca estuvo dentro de las fantasías de su niñez, a pesar de todo escribir era para ella su pequeño recreo secreto. Con el paso de los años, dejó de jugar y aquellos escondites de papel dejaron de ser clandestinos. Desde entonces y como si ya no existiera otra posible alternativa, el periodismo se le mostró como la única ruta segura para dejar caminar a solas unos textos ahora sin dueño. Hoy sigue en esos andares, intentando encauzar lo que en un principio fue tan sólo palabras de un diario. Ahora sabe que el periodismo hizo algo por ella y espera algún día hacer algo por el periodismo.


 
A %d blogueros les gusta esto: